martes, 29 de enero de 2013

Yo


Es tan raro ser yo. No que yo sea rara, si no que por los momentos que paso, mis cambios de humor, y sobre todo mis miedos y la fuerza que saco a veces... me sorprenden a mi misma.

¿Cómo es posible que aunque lo pase tan bien, que esté viviendo una época muy feliz y relajada, siga teniendo miedo de tantas cosas? ¿Cuándo dejaré de tener miedo?

Quiero disfrutar de la vida, de las personas que tengo a mi alrededor, de las amistades que estoy construyendo. Pero tengo momentos de pánico, de completo terror donde veo todo mal, donde pienso que nada será duradero, que tendré otra crisis. Que cuando me conozcan, se darán cuenta que no soy ni tan divertida, ni tan graciosa, ni tan buena persona como ellos creen.

Yo sólo quiero ser yo. Con mis virtudes y mis defectos. Y la mayor parte del tiempo estoy aprendiendo a quererme, pero tengo momentos malos, que a veces pasan rápido con ayuda de buenos amigos, o momentos buenos, que me dejan en el éxtasis total y tan embriagada de felicidad que me sorprendo por no vivir de ese modo siempre.

Sé que muchas veces soy yo misma la que me hundo. Pero no necesito que nadie me salve, tengo que ser lo suficientemente fuerte, para salvarme de la vida y de mi misma.
Estoy intentándolo... y quiero lograrlo. 

Creo (o creía) que para ser feliz y que esa felicidad fuese duradera, tienes que ser feliz contigo misma. Y luego buscar la felicidad. ¿No? Pero ahora... me estoy replanteando todo. Mi mundo se está moviendo de un modo vertiginoso y ya no sé que creer. Pensé que tenía las respuestas a muchas preguntas, y esas preguntas cambiaron y las respuestas no me sirven.

¿Será verdad que las personas estamos cambiando a cada momento, cada segundo? ¿Que ni ayer ni mañana serás la misma persona, si no que solo importa el aquí y ahora?

Quiero vivir así. Quiero vivir en el aquí y ahora. Disfrutar de lo bueno y alejar lo malo. Simplemente ser feliz y disfrutarlo. No pensar, ni negarme nada. Simplemente ser yo y hacer lo que quiero.