jueves, 2 de mayo de 2013

Leer lo es todo




Adoro esos pequeños secretos que esconden los libros. Esas frases que solo tú entiendes y recuerdas. Esos comentarios a pie de página.
Nunca sabrás lo que es sentir la conexión con otro amante de la lectura, si nunca has abierto un libro y encontrado un mensaje de un antiguo lector o una frase subrayada. Un mensaje para si mismo, quizás un recordatorio, un pensamiento para un ser querido, un regalo para ti.
Es por eso que adoro los libros usados. Saber que esas mismas palabras, fueron antes de otra persona. Alguien amó ese libro, memorizó sus páginas, lloró con su historia, lo llevó consigo a donde sea que fuera, como una parte de si mismo.
Sentir que las palabras importan, ayudan a los demás y a ti mismo. Crecemos como personas tras leer un libro, no importa cuál. Somos más, aprendemos, exploramos. Vivimos vidas fantásticas, momentos increíbles, aventuras épicas, sufrimos con los finales, exhalamos lentamente el último aliento antes de dar vuelta la última página, antes de acabar la historia.