jueves, 1 de agosto de 2013

Jules


Escuchando: Anna Kendrick - Cups 
Mood: Bailando y tarareando ;)


En el último mes he visto mas de 3 veces 500 days of summer. Y aparte de llorar y agradecer por los guionistas y el director, tuve sentimientos encontrados porque siempre me creí Team Summer y creo que las cosas, de un tiempo a esta parte, cambiaron. Verán, la gente cada vez que ve la película se queda en plan: "Summer es una chicken shit, una capulla que no hace más que hacer sufrir y engañar a Tom", pero si somos razonables y vemos con atención toda la película desde una perspectiva diferente (no sintiéndote identificado con ninguno de los personajes) ves que el gran error del protagonista es el mismo que comete todo el mundo y que aqueja a miles de personas que sufren erróneamente por amor: idealizar.

Como dije en un post anterior, el problema es que idealizamos a las personas. Puede que te guste alguien, y ese alguien guste de ti, pero por que le gusten las mismas tonteras o conozcan al mismo grupo de música, eso no quiere decir que sea tu alma gemela. Vivimos soñando a través de las películas que vemos, de la música, del mundo romántico que vende la publicidad y eso es una mierda. Todos creen que deben seguir un patrón a la hora de hacer su vida: primero ésto, luego lo otro. En ese orden, porque así dice la gente que es como se debe hacer. Hasta que no llegas a ese punto en tu vida que te planteas todo, sigues como un robot haciendo todo por inercia. Buscando a un tipo de persona en particular (QUE ESTUPIDEZ!), buscando un tipo de amor, o simplemente siguiendo la corriente.

Buscas a una persona que se parezca a alguien que te gustaba de pequeña, o esperas encontrar a alguien parecido a un actor que viste en la tele, que sea alto, o bajo, moreno o blanco, que tenga tal tipo de color de ojos, etc, etc.
Entonces, estás buscando el envoltorio. Lo bonito de afuera, lo que ellos quieren mostrar. ¿Pero no te importa como son por dentro? He conocido gente que es simplemente preciosa, rasgos perfectos, ojos bonitos, todo bueno, pero por dentro están podridos. Y he tenido amigos geniales, que no son unos super modelos, pero cuando los necesité, estuvieron ahí. Cuando quise hacer maldades y necesité un compañero de crimen, ahi estuvieron. Y eso es lo que importa. No son el dulce mas rico de la caja, el bombón mas delicioso, pero son lo que yo necesito, el tipo de persona que quiero en mi vida.
A la mierda la superficialidad en un mundo donde todos quieren ser hermosos por fuera y pasan tiempo en el gimnasio y gastan dinero en joyas, ropa y maquillaje pero no hacen nada por mejorar lo de dentro. Ése es el mundo en el que vivimos. Y del que no quiero formar parte.
Nunca he sido de las que buscan a alguien de quien enamorarse, creo que eso pasa simplemente. Conoces a alguien, sientes algo especial. Lo de siempre, no voy a ser yo la que reinvente la historia del amor. Busco lo mismo que todo el mundo: querer sinceramente y que me quieran del mismo modo.

Creo que debemos esforzarnos por conocer de verdad a las personas. Es lo que estoy haciendo y me va bien. Ahora veo la vida de un modo más relajado. No sufro por nada. Antes solía preocuparme por cosas de las que ahora me doy cuenta que ni siquiera valían la pena. Ahora, si pasa algo que no puedo controlar, intento ver otras formas de mejorarlo. Y mis amigas me ayudan a ello.

De todos modos, nadie sabe que deparará el futuro. Puedes tener fe o pensar que será una mierda, aunque para mi, no tiene tanta importancia. Claro, es importante preocuparse por el futuro, pero en su justa medida. ¿Por qué preocuparme tanto del futuro cuando estoy viviendo el presente y por miedo al futuro no lo estoy viviendo a full?. Vivo el día a día y sé que tendré un buen futuro. Con todos los planes y proyectos que tengo en mente. Con todas mis ideas locas de vacaciones y pasarlo bien. Con buenas personas a mi al rededor, gente que me quiera y alguien especial ;)

Yo fui durante mucho tiempo doña: "No creo en el amor" - "Las personas son lo peor" y mas frases echas, pero todo eso no era más que mi miedo manifestándose. ¿Cómo pude renegar del amor si lo siento por tantas personas? Estaba mal enfocada. Creí que por el simple echo de que el matrimonio de mis padres no funcionara, que nada lo haría, y fui tan tonta de pensar eso. Una amistad, como una relación de pareja, se basa en el mutuo amor y respeto de ambos, ¿no?. Pues si ambos están decididos a que funcione, funcionará. Si empiezas desde el primer día pensando que no va a durar, y le das un par de meses a que acabe todo, obviamente va a terminar y muy pronto, porque eres tú mismo, quién está dando por finalizado algo que aún no sabes como será, algo que aún no empieza.
Hay quienes tienen fe en dios, en la religión, en ésto y lo otro. Yo tengo fe en las personas. 

Me he dado cuenta que soy una trotamundos (suena bonito, ¿eh?) Quizás sea por cómo me criaron mis padres, de aquí para allá, siempre yendo a algún sitio los fines de semana: donde mi abuela, donde una amiga, donde mi tía, etc. Siempre haciendo mochilas, guardando cosas, esperando la próxima aventura.
Cómo sería de independiente que cuando pequeña me enojé con mi mamá, hice una mini maletita y me fui de la casa, no alcancé a llegar a la esquina y me devolví, pero como no quería dar mi brazo a torcer y llamar pidiendo que me abrieran, esperé y al final se me ocurrió que el único modo de que salieran sería si me hacía pasar por el cartero. Así lo hice y a día de hoy, es una de las historias que mas le gusta contar a mi mamá.
La travesía de los viajes empezó a los 6 años cuando me cambié de casa. Un mundo nuevo, gente nueva, habitación nueva, con todos mis peluches que tapaba por las noches para que no pasaran frío. Esa ventana que para mi era gigante, y donde ponía las plantas y las regaba, aunque al final igual murieron. La piscina en el patio, donde nos bañabamos todos los veranos. Y las mecedoras en el patio, bajo la parra, donde comencé el idilio con los libros, usaba faldas de bibliotecaria, y lentes y me creía una escritora seria e interesante. No hablaba con mucha gente, más que nada porque no tenía amigos, salvo mi vecino del que estaba completamente enamorada e iba a su casa a ver a los power rangers, jugar con su perro siberiano y pintar. El era bueno dibujando, y yo parecía un niño de 2 años intentando no salirme de la raya. 
Y 6 años después, nos fuimos a España. Con todo lo bueno y malo que eso trajo. Conocí sitios, personas, aprendí sobre mi, sobre la vida, sobre como querer a los demás por quienes son sin importar nacionalidad ni nada. Aprender que las personas comenten errores, son crueles o egoístas solo por miedo e ignorancia. Soy lo que soy ahora gracias a ello. 
Y luego, 8 años después, volví a Chile. Y aquí estoy, sigo aprendiendo sobre mi misma, sigo queriendo conocer sitios, personas, crecer y comprender mejor el mundo.
¿Qué me depara el futuro? No lo sé, pero estoy ansiosa por descubrirlo. Puede que en 8 años más, esté viviendo en Francia, trabajando en una editorial o de guía turística. O puede que esté en otro país, haciendo algo completamente diferente. No me limito. Hay tanto por conocer, no me imagino la vida amarrada a un solo sitio, a una vida rutinaria y aburrida. 
Eso es lo hermoso del futuro, que no hay nada escrito. Eres tú quien escribe su propia historia.